El sonido de las letras

26.4.09

Listo

Antes de eso, muchas veces me había preguntado cuanto me duraría la vida. Siempre he sido de la idea de vivir a plenitud y un poco alocado, pero nunca perdiendo de vista que la vida te pagará con justicia, para bien o para mal, lo que hayas "ahorrado".

Ese día, cuando iba de regreso a casa mi auto dio varias vueltas en el aire. No vi mi vida pasar frente a mis ojos, nada más sentí que moriría. En vez de eso, sólo salí escupiendo vidrios y con un rasguño en la mano menor que la yema de mi dedo meñique. Ni hace falta escribir los detalles porque probablemente nunca los olvide. Lo cierto es que mi vida cambió al momento de sentir el final y saber que he vivido bien. He cambiado en algunos hábitos, he valorado diferente varias cosas, pero en lo general puedo decir alegremente que estoy listo para lo que venga.

¿Reflexión? Claro que me ha llegado... ¿Redefinición? No, tan Carlo como siempre.



1 Comentarios:

Publicar un comentario

<< De regreso